Archivo | Técnicas de Sanación e Integración RSS feed for this section

Sesiones On-line

26 Sep

El genosociograma es una especie de árbol genealógico hecho de memoria (es decir, sin búsqueda de información y de documentación), completado con los acontecimientos de vida importantes (con sus datos y sus lazos) y el contexto afectivo (lazos sociométricos, marcados por flechas o trazos de colores). El genosociograma no es solamente un árbol genealógico que ubica a los distintos parientes. Lo que importa es la manera en que el autor de este árbol “fantasmático” percibe a los personajes y los lazos que los unen, y que lo ligan a sus ascendientes y colaterales y a sus roles. Son incluso los blancos, los agujeros de memoria de la familia los que dicen mucho, sobre lo que fue “tachado” de la memoria familiar.
Lo que más dice en este trabajo es el establecimiento de lazos probables entre los acontecimientos, hechos, fechas, edades, situaciones.
Las fechas son importantes en su calidad de hitos y claves de la memoria, y con frecuencia también la fecha de nacimiento, el lazo con una fiesta o acontecimiento importante, religioso, histórico. La precisión es capital; a veces esas fechas pueden ser claves de la memoria para enfermedades, accidentes, rupturas, casamientos y todo lo que despierte en la memoria mitos familiares. Y si nuestra memoria tiene fallas, hay que preguntarse por qué y, sobre todo, no olvidar al “loro” que puede develar los olvidos de la memoria familiar o a la querida tía abuela, soltera, que es de alguna manera la “secretaria” o la memoria familiar.
El genosociograma se realiza esencialmente de memoria con el árbol genealógico completado y con los puntos sobresalientes señalados. Un genosociograma es lo que la familia conserva en la memoria: las fechas, los hechos importantes, los momentos clave, el reparto de una herencia o de relaciones, las injusticias (verdaderas o falsas), los hechos cargados de afecto; el genosociograma de memoria supone también los “agujeros negros” y los olvidos, los blancos: lo que no se sabe de algunos que partieron lejos o a los que ya no se ve. Ni el genosociograma ni el genograma son investigaciones genealógicas objetivas, hechas sobre la base de documentos; tampoco son un árbol genealógico.
Sobre el genosociograma se indican a la vez los hechos “que han dejado una marca” objetivamente importantes (nivel de estudios; fechas de nacimiento, casamiento, muerte; profesión) y subjetivamente importantes (reuniones, promociones, fracasos, separaciones, mudanzas, viajes, cualidades), y también sus lazos. Las fechas de guerra, de mudanza, de jubilación, de fiesta de familia, los nombres, los lugares en lo que se ha vivido o a los que se ha ido de vacaciones, las casas, ciertos objetos como un anillo o un mueble, pueden servir como claves.
Paralelamente a la reconstitución biográfica de la familia, es preciso recordar el contexto histórico, político, sociológico y económico, que enseñará no pocas cosas sobre la evolución de las mentalidades y las vivencias familiares (probables) de la época.
Cuando comienzan a emitirse hipótesis históricas, económicas y sociológicas mientras el cliente dice no acordarse de nada, pareciera que de pronto un cerrojo se abre en su cabeza. De pronto resurgen recuerdos olvidados por completo, sólo porque parecen haberse destrabado algunas zonas: es el momento de comenzar a hacer asociaciones libres y cuando empiezan a recordarse cosas extremadamente importantes, que se sabían sin saber que se sabían. Bruscamente, al ser así solicitados, emergen los recuerdos.
Y en ese contexto se recuerda también a quién se puede recurrir todavía para completarlos: amigos o vecinos, alguien alejado de la familia, los archivos notariales, los registros de la iglesia, las lápidas, las obras de historia regional, la prensa local de la época… Se acuerdan de que conocen a una tía, una tía abuela, una vecina de la madrina o de la abuela.
Aunque el método es muy esclarecedor, no constituye una panacea universal ni puede reemplazar una psicoterapia (aunque si completarla o inaugurarla). Tampoco supone una reconstitución genealógica, que precisará de investigaciones ulteriores y de un trabajo complementario de genealogía.

26 Sep

Servir a la vida y de esta manera permitir
que la vida se despliegue a través de mi

Sesiones Integrales en Rosario y alrededores

19 Sep

Presión palmar y pulgar, Estiramientos, Yoga Asistido,

Cuencos Tibetanos, Didjeridoo y Armonizadores

Según la tradición Tailandesa, el Masaje tradicional, es el conjunto de maniobras a través de las cuales se regula la circulación energética del cuerpo humano. Reúne, en perfecta armonía, cualidades y características de diferentes disciplinas orientales, como el yoga, la digitopuntura (tui-na chino) y la meditación, agrupándolas en más de 200 maniobras con las que propone mantener el estado de salud y armonía
La sesión se desarrolla de una manera relajada, a nivel del suelo sobre un futón, durante entre una y dos horas, estableciendo una comunicación interior entre dador y receptor, cuya finalidad principal es alcanzar el bienestar y restablecer a salud.
Algunos de los Beneficios del masaje son:

– Mejora de la funcionalidad del sistema nervioso, el circulatorio y el drenaje linfático. Regula las funciones endocrinas.
– Favorece el tono muscular, reduce la tensión.
– Mejoramiento de la postura y aumento de la flexibilidad. La musculatura, ligamentos, fascias y tendones ven, de este modo, incrementada su flexibilidad.
– Mejora la calidad del sueño y alivia el insomnio, induciendo a un sueño más profundo.
– Mejora el funcionamiento de los órganos internos.
– En el sistema respiratorio, los beneficios son una mayor profundidad de las respiraciones y relajación.
– Facilita la capacidad de sentir la conexión con el cuerpo, mente y espacio.
– Relaja y facilita las relaciones interpersonales.
– Aumenta la autoestima.
– Equilibra y restablece la fuerza vital que fluye por nuestro cuerpo.
– Favorece y facilita la relajación física y mental

Los instrumentos musicales que se utilizaran en la sesión, son instrumentos que logran un especial nivel de relajación y estado de conciencia.
Estos son el Didjeridoo, Cuencos Tibetanos, Pins Armonizadores, y demás instrumentos que se irán utilizando en cada encuentro en especial. Estos
permiten aquietar la mente e inducirnos a una mirada interior, a través de la vibración.

El sonido tiene la capacidad de armonizar la materia, y logra en nosotros un equilibrio Psico-Físico-Energético. Unifican el Pensar y el Sentir y son amplificadores de nuestras intenciones, pensamientos y sentimientos.